Uso del cannabis para aliviar el dolor

Uso del cannabis para aliviar el dolor

Muchas personas han sufrido dolor en algún momento de su vida y por desgracia un número muy elevado de la población lo sufre de manera crónica.

El dolor es una percepción que captan nuestros sentidos y que nos produce malestar, desasosiego, inquietud… y que puede notarse de manera localizada en un punto del cuerpo o ser generalizada. No es más que un aviso de nuestro organismo, que hay algo que no funciona correctamente, es como una señal de alarma.

Hay dos tipos de dolores, el dolor agudo que se sucede por una causa puntual, y que tras la cura éste desaparece, y el dolor crónico, que perdura en el tiempo sin descanso. Este último tipo llega a causar patologías derivadas como la ansiedad o la depresión.

Hay ciertas enfermedades que suelen causar, a quien lo padece, un dolor incansable, es el caso del cáncer, la artritis, la fibromialgia o lesiones mal curadas entre otras. Sufrir dolor crónico hace que la persona se vuelva apática, sin ganas de hacer cosas, de salir, de comer, con la consecuente pérdida de peso y empeoramiento físico y mental.

En la actualidad se cuenta con herramientas para paliar el dolor, como los fármacos, las terapias alternativas, la fisioterapia, terapia psicológica o la cirugía. En muchos casos estos tratamientos son efectivos, pero hay enfermedades en las que estos mecanismos no consiguen curar ni aliviar el dolor.

Actualmente hay un debate encima de la mesa sobre el uso del cannabis para este tipo de enfermedades, que ayuden al paciente a no sentir dolor mejorando su estado de ánimo y como consecuencia su calidad de vida.

¿Cómo puede ayudar el cannabis?

Los cannabinoides (CBD) son un compuesto presente en el cannabis con demostrado efecto antiinflamatorio, ansiolítico y antidepresivo. Por lo que es muy buena opción para enfermedades del sistema músculo esquelético y patologías inflamatorias.

En muchos tratamientos se usa el efecto combinado de este compuesto junto con el THC (molécula de tetrahidrocannabinol del cannabis) para reforzar el efecto analgésico, mejorando así la relajación y combatiendo el insomnio.

Cada paciente debe de tener un tratamiento individualizado y personalizado a su caso, estudiando minuciosamente las proporciones de THC y CBD que requiere.

¿Cómo actúan los compuestos del cannabis en nuestro organismo?

Los cannabinoides actúan como mensajeros químicos encajando perfectamente en unos receptores que hay en las células. Nuestro cuerpo segrega cannabinoides de manera natural (la anandamina y la molecula 2AG) que forman parte de un sistema de comunicación (sistema endocannabinoide) que interviene en multitud de procesos de nuestro organismo tales como:

  • Control de la temperatura corporal o del nivel de azúcar en sangre
  • Liberación de neurotrasnmisores
  • Control del dolor
  • Control del apetito
  • Aprendizaje
  • Memoria
  • Metabolismo
  • Neuroprotección

Las moléculas extraídas de la planta del cannabis pueden servir para ayudar en diversas patologías ya que al conectar con los receptores de las células pueden desencadenar comunicaciones que se transmitan por el sistema endocannabinoide y que provoquen reacciones fisiológicas del cuerpo que mejoren los síntomas de la enfermedad.

Hay muchas enfermedades que causan dolor crónico, una afección que puede llevar a la incapacitación emocional y física de la persona que lo padece. Hasta la fecha, el tratamiento más utilizado eran los opiáceos, pero cada vez más se está abriendo la posibilidad a las evidencias científicas que el cannabis es un gran aliado médico.

 

No hay comentarios

Deja tu comentario